El hurón (Mustela Putorus) es un exótico que se ha popularizado enormemente en los últimos años. No es extraño porque son pequeños graciosos, juguetones y no requieren muchos cuidados. Antiguamente, este animal se utilizaba para la caza, pero actualmente los hurones se encuentran en criaderos legales y domicilios. Un ejemplar macho adulto suele medir alrededor de 45 cm y pesa entre 1,5 kg y 2,5 kg. Las hembras, en cambio, miden algo menos, unos 40 cm. El pelaje suele ser oscuro, aunque los ejemplares más singulares presentan manchas blancas o son completamente albinos.

Respecto a los cuidados, se le debe proporcionar una dieta basada en carne de ave principalmente. Se debe tener mucho cuidado con su higiene ya que tienen un olor corporal muy fuerte que sólo se puede solucionar con la esterilización. También se les debe bañar una vez al mes con jabones especializados. Este exótico debe someterse a  un control veterinario basado principalmente en la medicina preventiva. Básicamente necesitan dos vacunas: la de la rabia y la del moquillo. También es necesario desparasitarle interna y externamente. Las enfermedades más comunes que pueden padecer son los bloqueos intestinales, la gripe, la diarrea, las pérdidas de pelo y el moquillo. Todas ellas deben ser atendidas por veterinarios especializados en exóticos.